5 ago. 2016

RUTA POR LISBOA


 Lisboa, paraíso para enamorados y para los que no lo están también, donde pasear por sus callejuelas repletas de colores hacen de este destino una maravillosa experiencia de vida. Porque eso es viajar, aprender, vivir...


Comenzamos nuestra ruta en el PANTEÓN, antes conocido como la Iglesia de Santa Engracia. Entre los personajes ilustres que están sepultados encontramos sobre todo presidentes de la República Portuguesa y escritores.

 Un frío fuerte emana de su interior, vidas pasadas convertidas en polvo, un polvo que yace entre las anchas paredes de este lugar, tan triste, tan intenso.

Pero este lugar nos guarda una grata sorpresa.... ¿vienes?


 Cuando llegas arriba una sensación entre libertad, asombro y placer recorre tu cuerpo, Lisboa a tus pies te saluda, bajo ese semblante tranquilo, antiguo que gasta esta ciudad.



 Avanzamos hacia el Mirador de Gracia, uno de los más bonitos de Lisboa, aunque su nombre actual es Sophia de Mello Breyner Andresen, se conoce más comúnmente como Mirador de Gracia.

 Entre callejuelas llegamos al Castillo de San Jorge, primitivamente conocido como Castelo dos Mouros, este castillo yace en la colina más alta del centro histórico.
Después de este paseo ancestral, de absorber la ciudad y sus colinas vamos hacia el Barrio de Alfama, el más antiguo  típico de Lisboa, donde podemos encontrar los miradores de Portas do Sol y de Santa Luzia. ¿Conoces el Fado? pues este lugar es famoso por ello.

 Catedral o Sé de Lisboa, es la iglesia más antigua y ha sobrevivido a varios terremotos, demasiado turística pero bella a rabiar, merece la pena adentrarse entre sus pilares.



¡ Avanzamos!, Plaza del Comercio, una de las plazas más importantes y conocidas de la ciudad, aquí se asentó el Palacio Real de Lisboa durante más de 200 años. Podemos ver el arco triunfal de la Rua Augusta y la estatua de D. José I.

 Continuamos hacia el Barrio Alto, no hacemos mención al elevador de Santa Justa porque siempre anda atascado con colas y turistas y en realidad ya hemos visto la ciudad desde los mejores miradores. Barrio Alto, muy conocido en los años 80, bares, restaurantes y casas de fado eran lugar de entretenimiento de muchos, hoy en día sigue manteniendo vestigios de aquella época.

Y como no, no se nos puede olvidar el tranvía 28, dar una vuelta es una tradición única en esta ciudad, no puedes marcharte sin usarlo!




 Así es Lisboa, conocida por los griegos como Olissipo, nombre que pensaban que derivaba de Ulises (para los griegos Odiseo), debido a que fue la ciudad que según la mitología, fue fundada por Ulises en la Península Ibérica tras huir de Troya  antes de partir hacia el atlántico huyendo de la Coalición Griega. Mezcla de colores y sentidos, donde perderse en el tiempo es muy fácil, lo difícil es abandonarla, dejar allí un trocito de nosotros para poder llevarnos grandes recuerdos de este viaje, donde lo imposible es real y lo posible una mentira. Y tú.... ¿conoces Lisboa?


VI














 

No hay comentarios:

Publicar un comentario